Datos personales

Es una asociación-Sociocultural que nace para difundir y recopilar la Historia de Tarifa.Esta la hacemos entre todos. Nuestra dirección es: baluarte-tarifa@hotmail.com Estamos trabajando en una página oficial para Baluarte. De momento este es un blog vinculadO a ella y con artíiculos firmados personalmente.

miércoles, 31 de marzo de 2010

viernes, 26 de marzo de 2010

MENUDOS RECUERDOS DE MI PUEBLO (Tarifa)

Muchas veces creo firmemente que los recuerdos de la infancia se quedan marcados como las huellas de la historia en las paredes de las rocas, en sus distintos estratos.
Es cuando empiezan a aflorar todos mis sentidos y mi piel los percibe suavemente como una caricia. Los recuerdos retornaban a mi mente.
Recuerdo el sol tibio en cualquier corral de las casas de antes. Parte de mi infancia la viví recorriendo los corrales de las casas de patios de vecinos de la calle Silos. Tan entrañable era la casa de Juan Luís.
Fue entonces cuando recordé el olor de las batatas recién cocidas de mi abuelo, el olor del patio plagado de jazmines, ubicado en la calle de la Luz. Las tardes jugando con mis amigos por el típico corral que habitualmente solían tener las casas tarifeñas. Casas preñadas de recuerdos, con olor a queso que se curaba en las puertas de las casas.
Las velas llamadas mariposas que flotaban en el agua de los santos que nuestras madres encendían en la penumbra.
¡Que lejos de lo que yo recordaba! Aquellos caminos por donde mis pasos de niño corrían alocados jugando a saltar azoteas de tejado en tejado con mis hermanos y las paradas que hacíamos en la “tienda que tenia de todo”.

Nuestra revolución cultural
Un día apareció en la tienda un producto que iba a tener gran éxito y, sin imaginarlo, gran influencia entre todos los niños del pueblo, especialmente los varones. Fueron los tebeos, que cualquier buen señor había traído con su característico buen olfato comercial, Primero fue “el guerrero del antifaz”, basado en las luchas entre moros y cristianos; luego “el pequeño luchador” que relataba aventuras entre indios y vaqueros del Oeste norteamericano; enseguida apareció “hazañas bélicas” que se inspiraba en acciones de la segunda guerra mundial y, al mismo tiempo, “Roberto Alcázar y Pedrín” que narraba aventuras de este atildado súper detective y un chavalín que era su compañero inseparable. En poco tiempo nuevos personajes fueron engrosando la lista de los anteriores como Carpanta, Mortadelo y Flemón (agencia de información), el reporter Tribulete (que en todas partes se mete), Zipe, Zape y don Pantuflo, etc., etc. Había una de aquellas publicaciones que, además de muchas historietas, traía los famosos inventos del profesor Frank de Copenhague; se llamaba TBO y supongo que el nombre de tebeos que dábamos a todas ellas, debía de provenir de esta. Actualmente se va popularizando la denominación de cómics que, aunque aceptable, no deja de ser un anglicismo.

Me quede pensativo un rato. Como explicarles que mi infancia estaba presente en cada rincón de ese pueblo, en el aire mismo que respiraba en ese instante, tan puro y limpio como la inocencia de un niño. Había vuelto a pasear por mi pueblo y el me había hecho el regalo mas entrañable, envuelto en un papel celofán tejido en sensaciones, me había devuelto mi infancia.
Menudos Recuerdos de mi Infancia:

LA FAMOSA CARTA DE AJUSTE

La famosa Carta de ajuste que servía de guía para sintonizar tonos, brillos y la propia señal, precedía el comienzo de cada una de las emisiones. Con el paso del tiempo aquella pantalla se popularizó, aunque muy pocos sabían realmente su utilidad. Normalmente, aparecía en cada emisión diaria una hora antes de comenzar las transmisiones. Iba acompañada de una música, generalmente clásica, con la que se podía adecuar el volumen de los receptores. Hoy en día, al ser las emisiones continuas la Carta de ajuste ha desaparecido para los ojos de espectador y tan solo la utilizan los profesionales técnicos. (Texto recogido de RTVE )...

Al principio de los tiempos, las cartas de ajuste eran simplemente una cartulina (carta) que se colocaba enfrente de una cámara durante el período en que la emisora permanecía encendida, pero no había contenidos que emitir.
En los inicios de la televisión, todo se hacía en directo, incluso los anuncios.
En 1975 se introduce el patrón electrónico tan característico de RTVE
Las cadenas privadas y autonómicas fueron menos originales y utilizaron el patrón PM5544 de Philips ... o las barras estándar de la EBU.
La carta de ajuste de TVE1 se dejó de emitir en 1996, la de TVE2 el 1 de enero del 2000. La de las cadenas privadas como Antena3 y Tele5 sobre 1995, Canal Plus sobre la misma época que la de TVE2.

martes, 23 de marzo de 2010

YA NO QUEDAN ABUELAS ORIGINALES DE FÁBRICA.

Decía mi abuelita que cuando las aves vuelan mas bajo, sobre todo las golondrinas que vuelan casi rozando el piso es que va a llover, del mismo modo cuando vemos las gaviotas a bajo vuelo.
Cuando te pitan los oidos es que alguien esta hablando mal de ti.
Si tienes las orejas rojas es que va a llover.
Si te pican las manos es que algo de dinerito te va a caer.
Si ves las vacas echadas en el campo, es que lloverá.
Si llueve en la Purísima Concepción, lloverá en carnavales, semana Santa y Resurrección.
Hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo.
Cuando los caballos corren en el campo es que lloverá.
Cuando los perros están panza arriba es que lloverá.

Recuerdo una frase que muchas abuelas decían y dicen, es: Esto es el acabose. Simpática en sí misma.Tambien me gustaría citar, tan sólo dos o tres dichos populares:

A buenas horas mangas verdes
· Dícese de todo lo que llega a destiempo, cuando ha pasado la oportunidad y resulta inútil su auxilio.
· Alude a que en tiempos de los cuadrilleros (cuadrilla= de 4 hombres) de la Santa Hermandad (Siglo XVI) como casi nunca llegaban a tiempo para capturar a los bandidos, los delitos quedaban impunes. Los cuadrilleros vestían un uniforme de mangas verdes y coleto ( gorro a modo de casco). Como se ve, ya de antiguo viene la creencia de que los guardianes del orden suelen acudir tarde o a destiempo al lugar donde son necesarios.

Armarse la marimorena
· Armarse gran riña o pendencia.
· Alude a las quimeras que armó en el Siglo XVI una tabernera de Madrid, conocida con el nombre de Mari Morena Está documentado en los Archivos de la Casa y Corte de la Villa de Madrid dentro de las causas judiciales que ocurrieron en el año 1579, en donde una de ellas era contra Alonso de Zayas y Mari Morena, su mujer, tabernera de corte, por tener en su casa cueros de vinos y no querer venderlos. Es por esto que el nombre y el apellido de esta mujer encausada, su clase y la calidad de su culpa, han dado origen desde el año 1579 a la expresión, hoy muy usual de Marimorena por pendencia.

Despedirse a la francesa
· Corroborado por el propio DRAE es, separarse de otras personas sin decírselo o sin saludarlas.
· Este Dicho, como tantos otros de nuestra Lengua, ha pasado a expresar lo contrario que expresaba en su inicio.
En el siglo XVII se puso de moda en Francia el no despedirse de nadie cuando se abandonaba una reunión. Era ello muestra de finura y acto exigido por la etiqueta, por lo que interrumpir la reunión para despedirse era considerado como una falta de educación. Pero la moda cambió y con ella el Dicho que paso a expresar descortesía y mala educación.

Estar entre Pinto y Valdemoro
· Se aplica al que está medio borracho o entre dos luces. Y al que vacila entre dos cosas u opiniones, o adopta una actitud ecléctica que no es ni lo uno ni lo otro.
· Alude a la estrecha linde geográfica de dos pueblos madrileños. Efectivamente, Pinto y Valdemoro son dos pueblos de las cercanías de Madrid, cuyos térrminos está separados por un arroyo o riachuelo. En el cual los lugareños de los dos lugares se bañaban, estando en ese momento entre Pinto y Valdemoro.

Y es que…
Ya no quedan viejas originales de fábrica. Quiero decir encorvadas, vestidas sin estridencia y abocadas a la labor del punto cruz. Ya no queda ni un espécimen entrecano y silencioso, al que nombrábamos abuela —aunque no lo fuese— cuando nos pedía ayuda peatonal.
- Venga que la cruzo, abuela.
Ya no queda ni una en las grandes ciudades y en breve no las habrá tampoco en el mundo, por culpa del colágeno.
Las viejas de entonces poseían una especie de saber oculto, rústico y efectivo, para casi todos los males posibles: los del cuerpo, los del corazón y los del alma. Sabían solucionar un dolor de muelas con la ayuda de un sapo, por ejemplo, magia que la vieja moderna ya no practica. Sabía mezclar yema de huevo, azúcar y vino de misa para alegría de los nietos jóvenes; ahora las viejas les compran Danoninos.
Sabían, en realidad, utilizar la experiencia de los años, no las avergonzaba el calendario.
Eran tiempos, los de mi infancia, en que todavía podíamos ver por la calle a señoras mayores con canas.

¡Qué bello era el delantal de la abuela!
La principal función del delantal de la abuela era proteger el vestido que estaba debajo, pero además servía de agarradera para retirar la sartén más que caliente del fuego.
Era una maravilla secando las lágrimas de los niños, y en ciertas ocasiones, limpiando sus caritas sucias.
El delantal servía para transportar desde el gallinero los huevos, los pollitos que necesitaban terapia intensiva, y a veces los huevos golpeados que terminaban en la hornalla.Cuando llegaban visitas, el delantal de la abuela servía de refugio a los niños tímidos, y cuando hacía frío, la abuela se envolvía los brazos en él.
Aquel viejo delantal, agitado sobre el fuego, oficiaba de fuelle.
Y él era el que cargaba con las papas y la leña hasta la cocina.
Servía también de canasto para llevar las verduras desde la huerta.
Cuando alguien llegaba inesperadamente, era sorprendente la rapidez con que el viejo delantal podía sacar el polvo de los muebles.
Y cuando se acercaba la hora de comer, la abuela salía a la puerta y agitaba el delantal, y entonces los hombres que estaban en los campos comprendían de inmediato que el almuerzo estaba listo.

¿Por qué ya no tejen escarpines, ni bordan mantillas, ni cuentan historias de desaparecidos? ¿Por qué las abuelas de ahora, en lugar de a Gardel, escuchan a Julio Iglesias, y algunas a su hijo Enrique? (Las del pelo azul.) ¿Por qué ya no se espantan las señoras mayores con los chistes picantes, sino que hasta son capaces de contarlos en la sobremesa? ¿Por qué nuestros hijos habrán de privarse de la calidad de las abuelas que tuvimos?.

Y si no era abuela, era esa mágica mujer vecina, amiga de la infancia, amiga de mis padres, la cuidadora de mi calle , que se llamaba Pepa noria.

Ésta entrañable mujer vivía en la calle Silos, frente por frente al numero 11. Tan sólo y sola vivía en un pequeño cuartito, que daba a un patio de vecinos. Con el excusado afuera y con las puertas tintadas de marrón claro. Con un pequeño hornillo que olía a gloria con cualquier caldito. Con ese matojo de laurel seco encima de la mesa camilla. Con esas velas y estampas de sus santos, pidiendo por toda su familia y seres queridos.
Esta bella mujer que nos contaba historias antiguas, nos cuidaba y nos enseñaba el valor del alma.

Espero sinceramente que las pocas viejas del alma que todavía quedan no se extingan en la soledad de los geriátricos y en los pueblos chicos.

Y en no muchos años, las criaturas ya no sabrán que en el mundo había ancianas cocineras que empezaban a preparar el estofado cuatro horas antes, ancianas reales con canas y trucos para el mal de amor, que recitaban coplas antiguas y las repetían mil veces por las tardes de mi infancia y que ya son coplas inolvidables.

lunes, 22 de marzo de 2010

ASOCIACIÓN MUSICAL PINTOR MANUEL REINÉ.

No existe en Tarifa mejor marco para la entrega de tal prestigioso galardón que este en el que estamos.
El actual Mercado de Abasto situado donde hace siglos estuvo el Convento de los Padres Trinitarios, que fue cerrado por estar en ruinas en 1771.
Y es que este antiguo convento, alberga una de las leyendas más bonitas y menudas de Tarifa. Es aquella referente al Cristo de los mares, al Cristo del madero, el cual llegó de la mar y se hizo tarifeño.
Cuentan las voces antiguas que este Cristo crucificado, el Cristo del Consuelo, apareció flotando en la Playa de los Lances. Un boyero, tras las disputas de los vecinos por llevarlo a una iglesia u otra, lo cargó en su carreta tirada por unos bueyes. Y fueron estos bueyes los que se encaminaron libremente hasta pararse ante el Convento de los Trinitarios, lugar donde actualmente se encuentra este Mercado de aspecto mudéjar.

Sin duda, la manera fortuita de llegar a ese convento, lo tomó como una de sus imágenes colocándolo en la Capilla de San Julián y pasando a llamarse Cristo del Convento. Cuando en 1803, el convento cierra sus puertas, es trasladado a la iglesia de San Francisco, sede canónica donde reside actualmente, y donde los feligreses quisieron honrarle construyéndole una capilla.
Así pues, que mejor marco, para entregar un galardón semanasentero que aquel donde descansó el Cristo del Consuelo.Olivo de Plata 2010

ASOCIACIÓN MUSICAL PINTOR MANUEL REINÉ.

Los comienzos de esta maravillosa asociación musical Pintor Manuel Reine aparecen unidos al año 1990, cuando se inaugura la Escuela Municipal de Música con un total de 31 alumnos infantiles y juveniles.

Así se recogía por un diario de la época lo siguiente:
Además de la formación musical de jóvenes tarifeños, uno de los objetivos de la escuela es la creación de una banda municipal. Una inauguración que ha tenido un acto que estuvo presidido por entonces por el concejal responsable de educación y cultura don Miguel Manella.

De la escuela Municipal se encargará el director Fermín Franco, cuya aportación en la enseñanza de guitarra y solfeo ha sido fundamental en la creación de esta escuela, y será El profesor don Francisco Sacristán quien se encargará allá por estos años de la dirección de la primera banda municipal de Tarifa. Es ahí pues, cuando empieza a gestarse esta maravillosa banda.

Como anécdota de estos avatares de su vida, contaros que los primeros instrumentos de la banda los pagó el Supersol, el conocido Hipersol para todos los tarifeños. Eso fue allá por el año 91 y costaría alrededor de 3 o 4 millones de pesetas.

Casi 20 años hace ya, que conmemoramos a la música tarifeña con esta banda.
Y Llegó el momento en el año 96 de cederle la batuta don Francisco Sacristán a nuestro querido y admirado Pepe, don José Muñoz Manso.

Con batuta en mano se dispuso su peculiar singladura musical y al frente de esta gran banda cuyo nombre lleva hoy el de un pintor famoso tarifeño como es don Manuel Reine. Hoy se le se le quiere aquí homenajear con tan prestigioso galardón como es el Olivo de Plata, dedicado a su aportación en el mundo semanasentero y cultural de Tarifa.

Circunstancias adversas en el 2003 truncaron su trayectoria llevándola casi a su desaparición. La cordura y sentido común, hacen que las autoridades municipales tengan la convicción de que una ciudad como Tarifa, no podía adolecer de una representación musical tan importante, por lo que en ese año, gracias a la colaboración del Ecxmo. Ayuntamiento y a través de un grupo de entusiastas músicos, se reconstruye la actual Banda Municipal de Música, al frente de dicha Asociación.

Así pues, podríamos hablar en el 2003 de esta Banda como asociación Musical y cultural.
Recordaros que durante varios años antes de constituirse como asociación, estuvo varios años ayudada por una gestora de padres y madres, que actuaban a menudo como mediadores entre la Banda y el Ayuntamiento.

En esta banda empezaron niños de 8 y 9 años, que hoy son mujeres y hombres con familias y que siguen perteneciendo a esta Asociación. Es un claro ejemplo de sembrar una semilla musical para el deleite de todos los tarifeños y tarifeñas.

Será el año 2003, como decíamos antes, el año en el que se inicia un nuevo periodo de auge de la agrupación, registrándose como asociación cultural en el registro de asociaciones de la Junta de Andalucía con el código de inscripción número 785. A partir de aquí, se firma un primer convenio de colaboración con el Excmo. Ayuntamiento vigente actualmente y que se renueva anualmente, permitiendo así la existencia y la continuidad de la Banda Municipal.

Años después, un 15 de Mayo del 2009, La Asociación musical Manuel Reine, renueva nuevamente un Convenio de la Banda municipal, renovándose progresivamente con nuevos uniformes e instrumentos, que sinceramente falta hacía.

Este ilustre Director, Don José Muñoz Manso nace Tarifa. Comienza sus estudios musicales con Don Fermín Franco Santamaría, posteriormente se traslada al conservatorio profesional Don Manuel de Falla en Cádiz, concluyendo sus estudios superiores en el conservatorio Superior de música Manuel Castillo de Sevilla. Con grado superior de guitarra y profesor de guitarra numerario de la comunidad andaluza,.

Pepe estuvo también en el conservatorio profesional de música Muñoz Molleda en la Línea de la Concepción como maestro titulado, y así un sin fin de actividades que sin lugar a duda muestra esa pasión por la música.
Actualmente compagina dicha labor, con la dirección de la Banda Municipal además de que fue miembro de la Coral y Rondalla de Tarifa a muy corta edad y director de la misma durante varios años.

En el 98 crea un coro de cámara llamado Ars Moriandi, en el cual, muchos de los participantes son miembros de esta asociación.
Sin lugar a duda esta asociación musical es casi una familia. Muchas horas de trabajo durante estos 20 años han pasado estos chicos y chicas, algunos hombres y mujeres. Que a buen seguro y recaudo recordaran las buenas horas pasadas de ensayos en los distintos locales tarifeños.
Recordareis sin lugar a duda, el local que se os dejo en la Ranita, antiguo colegio Cervantes, que por poco se os cae el techo encima, otros recordaran el frió del castillo pero ahora digamos que esta banda y asociación musical Pintor Manuel Reine, sin lugar a duda, esta viviendo una época dorada.

Una época de Oro donde se enclava actuaciones y anécdotas relevantes de esta Asociación Musical Municipal.

Como anécdota cariñosa recordaré la participación de la misma en los encuentros de bandas organizado por la federación andaluza de bandas. Donde no se llevaron nada, pero seguro que se acuerdan de como el director acabo en la fuente de Ronda empapadito de agua.
Eso denota el buen clima que todos han sabido crear, eso denota el buen bagaje musical.
Esta Banda y Asociación musical, ya se llevo un reconocimiento. Tarifa la voz de un pueblo, pero para ellos lo más importante es el aplauso de su gente y sentirse arropado por su pueblo.
No solo funciona esta asociación con actos musicales sino que realizan todo un compendio de actividades culturales, son promotores culturales, organizando conferencias y conciertos para Tarifa muy a menudo.

Son parte activa de la cultura Tarifeña.-

José Muñoz y todos los componentes de esta asociación, desgranan como nadie todo un repertorio elaborado y seleccionado especialmente para la ocasión.
Recordemos con entusiasmo y cariño, el 27 de agosto del 2008, cuando nos deleitaron, a través de bandas sonoras de variados éxitos cinematográficos que marcaron un hito en la historia del cine. De tal manera supieron plasmar bandas musicales sonoras que iban desde la película Desayuno con diamantes, hasta Superman.
Quiero repetir que actualmente la Asociación Musical Manuel Reine vive una Edad de Oro sin precedentes.

Han colaborado cada vez que se les ha pedido, han arrimado el hombro demostrándonos a todos los tarifeños el buen quehacer musical, Nos han deleitado con tradicionales conciertos navideños y de año nuevo. Han acompañado a numerosas hermandades en Semana Santa, en distintas fiestas de nuestra comarca y sobre todo han acompañado a la Virgen Maria Santísima de la Luz.
Sin lugar a duda por el mes de septiembre no es raro ver a esta excelente banda por las calles de Tarifa, con sendos sones musicales y con repertorios exigentes, además de un sin fin de partituras delicadas, tratadas con tanto mimo y cariño, para poder rescatarlas del olvido de antaño.

viernes, 19 de marzo de 2010

LA LLEGADA DE LOS GUERRILLEROS

LA LLEGADA DE LOS GUERRILLEROS.- En el año 1960 ya podemos hablar de la Isla totalmente habitada por el Regimiento de Infantería, llegando así en el año 1967 la Compañía de Operaciones Especiales más conocida como COE 21. Como su nombre indica (un ejército especial), daba vida a la Isla y a las calles de Tarifa. Fueron los auténticos guerrilleros y revolucionarios con sus famosas maniobras y exhibiciones abiertas al público.

Ellos cambiaron la visión del Ejército moderno imponiendo el modelo basado en el original americano, el Ejército Pentómico, pasando así de un batallón a cinco. Hablando en cifras, de 500 hombres y 100 mandos, Tarifa acabaría acogiendo en su Isla un total de 3.000 hombres y 500 mandos. Para ello se preparó su interior, con todo un arsenal de recursos para que estos hombres pudiesen llevar a la práctica sus ejercicios de entrenamiento sofisticado y novedoso, tales como la gran pista de atletismo, el helipuerto, un gran campo de fútbol, la galería de tiro y la pista especial para impartir clases de defensa personal. Numerosas exhibiciones eran recreadas en el interior de la Isla de las Palomas, con actividades de hermanamiento, muestras de defensa personal, descenso del faro, concursos de tiro, paracaidistas…Este regimiento acometía tareas de tierra, mar y aire, y trabajaban en conjunto con el Castillo de Guzmán el Bueno, donde se ubicó la Sala de Banderas así como el vestuario, botiquín, oficinas y despachos.

El Ejército Pentómico duró nada más y nada menos que dos años, ya que la convivencia en aquel espacio se hacía dura, Eran demasiados hombres y familias de mandos las que habitaban por aquel entonces el interior de la isla, la residencia de suboficiales, la residencia de oficiales, pabellones militares de Batalla del Salado (actualmente habitados por familias tarifeñas), pabellones próximos a la Cruz Roja (ya desaparecidos) así como y los tres chalés para mandos frente al puerto (hoy día sólo se conserva uno). Fue entonces cuando empezaron a construirse los pabellones militares más modernos (el grupo de viviendas Don Juan de Austria), junto con la residencia de suboficiales (en cuyos bajos está el Berebar) y la residencia de oficiales (en el bloque donde está la cafetería Ahti).

Si sumamos además la presencia de la base naval (ubicada en la zona de la estación marítima), la Casa del Comandante, el regimiento de infantería de Marina (en el Retiro), es obvio que Tarifa y su desarrollo económico de entonces debía mucho a los militares. La presencia de la policía militar por todo nuestro entramado de calles. Ellos velaban por la seguridad y eran conocidos como los PM, con una indumentaria peculiar y llamativa, compuesta especialmente de trinchas blancas, porra blanca, brazalete con las siglas PM y guantes blancos ocasionalmente. Asimismo el Castillo de Guzmán también se encontraba protegido por su corte de soldados en la puerta principal, casi estáticos, con la prenda típica de los gastadores en sus brazos. A pesar de muchos, escoltaban a nuestras imágenes en la Semana Santa tarifeña, o en el tradicional Corpus del mes de mayo. Tomaban las calles para dar a conocer de su importantísima labor (en el Día de las Fuerzas Armadas), acompañados de su habitual mascota (un pastor alemán adiestrado en las dependencias militares que abría paso a la compañía), así como sus famosas patronas el día de la Inmaculada Concepción, patrona del Regimiento de Infantería, donde los militares lucían trajes de gala. Sus esposas y novias, glamurosas, paseaban al lado de sus maridos con orgullo, acompañando a aquél que servía y daba todo por la patria. Se organizaban comidas, meriendas, cenas con bailes, exhibiciones, obras de teatro y actuaciones musicales… No podemos olvidar la presencia del afamado cantante Iván, quel hizo la mili en nuestro en el Castillo, al son de su “vuela, mujer fotonovela”.

CONCIENCIA DE LA ECONOMIA MILITAR.- La ciudad de Tarifa se enriqueció con todo esto, no sólo económicamente, sino también culturalmente, ya que lógicamente, nuestra ciudad albergaba a gente de todos los puntos de España, sirviendo esto de intercambio cultural y de matrimonios y noviazgos que, aún hoy, la mayoría se conservan pese al paso del tiempo. Fueron muchos negocios y establecimientos tarifeños los que se vieron favorecidos por este clima cultural y económico. La Isla y el Castillo se abastecían de provisiones a modo de economato, de nuestros pequeños comercios, resaltando la presencia de la Frutería Vegara. Tabaco, medicinas, comida, así como souvenirs para sus familias. Hay que destacar la labor de la oficina de Correos y Telégrafos, donde se recibían cientos de paquetes al día y cursaban, del mismo modo, cientos de transferencias y giros de los soldados a sus familias.
El ocio se vivía de manera espectacular al sonar la corneta, que daba paso a las horas libres de cientos de hombres que cruzaban el famoso caminito de la Isla, para encontrarse con sus amadas y disfrutar de un rato de conversación con sus amistades fuera de las inmediaciones militares. La Taberna de Mata, la Taberna de Paco (frente a Correos), el Antiguo Morilla, El Sótano, frente al Castillo de Guzmán, Bar Rodríguez, Taberna Camelo (especialistas en pescado adobado), Bar Las Serranitas, Concha Mayo, Bar Central… son algunos de los puntos de reunión de la época.
La economía tarifeña estaba en pleno auge, los almacenes de Galería Villanueva veían incrementadas sus ventas, teniendo en cuenta que además daban la posibilidad de pagar las compras “a plazos” o mediante “letras”; establecimientos de confecciones como Trujillo o Toledo; La Imprenta de Teresa, la Churrería de Rocío frente al Mercado de Abastos (grandes colas los domingos por la mañana a la salida de la Misa de las doce), la Fonda de Mariquita, nuestro mítico Cine Teatro Alameda, el Quiosco de Juan, la Guardería de las hermanas Donda, en la cual conocíamos a niños, que por la labor de sus padres, venían a recalar a nuestra longeva ciudad y , sobre todo, la pastelería La Tarifeña , que llevó nuestro legado repostero por toda España, algo que hoy día sigue vivo.
Hay que hacer especial hincapié en los reemplazos, los soldados que juraban bandera, en ese último día de su vida militar, que estaban acompañados por sus familias, las cuales pernoctaban en Tarifa, siendo los negocios de alojamiento, como pensiones y hostales, los que despuntaban. Paseando actualmente por la Isla, es raro no encontrar una pareja o una familia que no haya vuelto después de varios años para respirar el aire que un día les acompañó en su plena juventud. No es raro oír frases como “Aquí me enamoré de tu madre” , “Aquí naciste tú” o “Aquí cumplí yo mi servicio militar”.

Para muchos tarifeños fue un duro golpe recibir la triste noticia del traslado del Cuerpo de Operaciones Especiales COE 21 . Fue entonces cuando La Isla volvió a ser de Artillería, con el conocido MACTAE, centro de Instrucción de Reclutas, con muchísimos menos hombres repartidos en diferentes puntos de la geografía tarifeña, hasta el año 2001, cuando es suprimido el servicio militar obligatorio. Este hecho, sumado a la salida de los militares del Castillo de Guzmán El Bueno, la desaparición de la Base Naval, así como su acuartelamiento, el cierre de las fábricas de conserva hizo que Tarifa viera reducida su actividad económica a la escasa pesca y al tan ansiado turismo que se vio ensalzado a principios del año 1980 con la práctica del windsurf en nuestra costa.
Fue así como dejamos la Economía Militar para pasar a la Economía del Turismo y del Dios Eolo. Dejamos una pregunta en el aire para la reflexión: ¿Se imaginan ustedes una Tarifa enmarcada aún en la vida militar y la magia del mestizaje que afortunadamente nos inunda? De igual forma, a todos nuestros viajeros…Bienvenidos a la ciudad Imán, porque una vez aquí seréis como Hierro.

Cuna de inspiración para visitantes, bohemios y románticos, La Isla de Tarifa, se reconoce principalmente como territorio militar hasta mediados del año 2001, etiqueta que, a pesar de los tantos proyectos que hoy en día la envuelven, será imposible de borrar, en la memoria de los tarifeños que vivieron la época dorada de este enclave, o de todo aquel que fue tocado con la varita mágica de los recuerdos, y de las historias de calle, esas del correveidile, que pasan de generación en generación. Y es que, Tarifa, marinera por excelencia, para muchos fue y seguirá siendo, ciudad de ida y vuelta.
Fuente: Tomado de Todotarifa, Escrito por Alma Buruki 03 Junio 2009

CURIOSIDADES

El Catillo de Guzman el Bueno
Propiedad y uso
Es propiedad del Ayuntamiento de Tarifa desde 1990, cuando fue vendido por el Ministerio de Defensa por el simbólico precio de 1 millón de pesetas.

martes, 16 de marzo de 2010

ANTIGUO CONVENTO DE LOS TRINITARIOS


Este antiguo Convento Trinitario, famoso entre otros hechos por la leyenda de su cristo del madero. Leyenda sobre la cual se cree que apareciese flotando en las aguas de Tarifa un crucificado. Frente a la disputa que se originó sobre su ubicación, la decisión fue sabia y justa: Se cargo el crucificado en una carreta tirada por bueyes, se le dio sendos golpes a estos bueyes y donde se parasen por voluntad divina, allí debería quedarse el cristo del consuelo para que se le hiciese oración. Y es ahí donde se quedó, en el antiguo convento que hoy es Mercado de Abasto de Tarifa. Para los Tarifeños, La Plaza.

lunes, 15 de marzo de 2010

LAS PULGAS MÁGICAS


Las pulgas mágicas de BAYJU eran unas pequeñas capsulas con una bolita de plomo en su interior que hacian que se movieran por la palma de la mano, haciendo verdaderas piruetas …

Se pueden hacer caseras, vaciando una capsula (de medicamento) y colocando en su interior un perdigon de plomo... (cuidado con los mas pequeños no se las metan en la boca)...

LAS MÁQUINAS DEL MILLON




En la década de los 70 fue cuando las máquinas del "Millón o también llamadas Flippers" ahora llamado Pinball, estaban en pleno apogeo.Un duro dos partidas, dos duros cinco.La marca era Petaco, (creo que habia otras marcas pero esta fué la mas conocida), y dentro de la marca, "el juego" aunque en todos con la misma dinamica, tenia diferentes "decorados", Poker Plus, Paraiso, Rey de Diamantes, etc.
Niños y mayores nos agolpábamos entorno a la máquina para poder ver la partida, mientras sonaba la musica de la epoca en el bar, y mientras nuestros mayores se tomaban "el chato" de vino, nosotros viviamos momentos de tension con esta "maquinita"...

El objetivo era alcanzar la puntuación suficiente para obtener una partida gratis, o simplemente ganar a los amigos, a la mayor puntuacion...

Que recuerdos en los futbolines de josé, de Chamarro o de Alfonsito el jorobado.
También se podia compartir uno de los botones con alguien, aunque era muy molesto jugar así.

Tambien las habia "portatiles", y caseras. Mis hermanos y yo construiamos una casera, y la verdad, con una madera (como base),unas pinzas de ropa para los "mandos" para mover la bola, una bola de metal, unas gomas elasticas, papel de aluminio para poder hacer las "dianas" y poquitas cositas mas, tuve la mejor de las maquinas del millon ...

viernes, 12 de marzo de 2010

LA ALMADRABA DE TARIFA

video

La almadraba (del árabe andalusí almadrába, lugar donde se golpea o lucha) es una de las artes para la captura del atún empleada en Andalucía, el Levante español y Ceuta aprovechando la migración de atunes Atlántico-Mediterráneo (y vuelta) que se utiliza desde tiempos prerromanos. Consiste en instalar un laberinto de redes en el paso de los atunes, que normalmente se sitúa cerca de la costa. En Sicilia el método se denomina tonnara.Ha habido almadrabas en Cádiz, Chiclana de la Frontera, Conil de la Frontera, Barbate, Rota, Zahara de los Atunes, La Línea de la Concepción, Nueva Umbría (Lepe), Ceuta, Isla Cristina y en Tarifa, entre otros puertos.

También existe esta técnica pesquera, en el sureste español, en la región marítima de Cartagena, más concretamente en la bahía de Mazarrón, en el pueblo cartagenero de La Azohía y en distintos puntos de la provincia de Alicante.El proceso comienza cuando los atunes, en su emigración desde el Círculo Polar Ártico hasta el Mar Mediterráneo, pasan por el Estrecho de Gibraltar.

La práctica totalidad de las Almadrabas mediterráneas desde el siglo XVIII hasta mediados de 1950 han estado capitaneadas por Benidormenses (Alicante), considerados los nativos de este pueblo como autenticos expertos en este arte de pesca durante siglos.La almadraba es la pesca de atún, la tradicional consiste en dos barcos y entre ellos una red somera en la que recogen los peces, atunes y otros que puedan caer. Gracias a que hasta que se suben al barco siguen vivos, en el acto se pueden seleccionar y descartar las piezas pequeñas o inútiles.

Entre los barcos y sobre la red bajan los pescadores más experimentados que se dedican a seleccionar los atunes que pueden pesar unos 200 kilos. Les desangran y luego sus compañeros sobre el barco le clavan arpones y entre tres o cuatro hombres lo suben. Una vez sacados los atunes se sigue con las especies menores.

martes, 9 de marzo de 2010

LOS CISNES AZULES DE TARIFA


Los Cisnes Azules: Grupo de Tarifa formado por Aurelio, Hipólito; José Manuel; Sebastián y Manuel.
Grupo músico-vocal de Tarifa (Cádiz). Actuó por toda España teniendo base en Madrid donde frecuentó todas las salas de la época. Eran los beatles tarifeños.
Salas como Canciller, Consulado; Luss May; Yulia, etc. Además de Madrid (capital), sus actuaciones más frecuentes durante el año eran en las provincias de Cádiz, Málaga. Lugo y Madrid (alrededores). Actuó en numerosas ocasiones en programas de TVE en directo, en el Festival del Miño (Ourense), con un tema de Aurelio Gurrea. Ganaron numerosos concursos de grupos (Carrión de los Condes, Marbella, Algeciras, tc.) y eran muy reconocidos allá donde iban.

Su primera publicidad se hizo en el año 1966
Manuel Araujo era saxo y voz; Aurelio Gurrea Chale guitarra y voz; José Manuel Ulloa vocalista, Manuel Araujo guitarra, saxo y voz y Sebastián Franco Batería y voz.
Los cisnes azules participaron en el VII festival de redacción de Coca cola celebrado en Málaga el día 30 de abril de 1967.
El día de Reyes tocaron en el hogar del Frente de Juventudes de Tarifa año 1967; en el Mesón sancho de Tarifa en 1968, y así un sin fin de actuaciones.
Javier Franco, que había estado desde el inicio del grupo se marchó y entró Hipólito González al órgano.
Vean y escuchen. Gracias Cisnes por vuestras melodias:

video

lunes, 8 de marzo de 2010

LA CASERA BLANCA Y EL TAMBOR DE COLÓN


Recuerdo la casera blanca con ese típico tapón.
Cuando yo era pequeño la casera o la gaseosa venia en aquellas botellas con el tapón de pasta con un anillo de goma que se cerraba con mucha fuerza por un mecanismo de hierro.
Eso si era tener fuerza el gas y no lo de ahora, antes, aunque te quedara un culín en la botella, al abrir aquel tapón saltaba con muchísima fuerza. Ahora cuando abres una casera la primera vez que consumes de la botella te quedas sin fuerza.
Esta bebida gaseosa lleva acompañando a las familias españolas más de 50 años.
Con el paso de los años la casera también se decanta por otros sabores como naranja, limón o cola, teniendo mayor o menor éxito según las regiones, ya que la casera esta extendida por todo el territorio nacional. Pero su sabor mas característico es el de siempre el de color blanco con sus espectaculares burbujas y casi siempre servía para aclarar las cervecitas o el vino.

Antes todos veíamos las mismas cosas en la televisión. y las comentábamos al día siguiente. ¿Dios, viste a Diana comiéndose un ratón?
Recuerdo la Televisión en blanco y negro y después en color. Al principio 2 canales tan sólo: La primera y la Segunda y después canal sur ; Telecinco y Antena Tres.
Cuando apagábamos la tele se veía ese puntito perdiéndose en el infinito del centro del televisor., hasta que llegaba a desaparecer por completo. Era la señal de que estaba bien apagada la tele.

Quien no haya estudiado en el colegio Guzmán el Bueno, no podrá recordar los transparentes del Guzmán. Por allí corríamos, nos perdíamos y nos escondíamos.(Otro día hablaré de este capitulo y de los médicos)

Mientras tanto algún que otro despistado en el recreo, llevaba colgado de su muñeca los famosos chinos de la suerte, al mismo tiempo que otros llevaban sendas pulseras fosforitas con pintitas negras que algún extranjeros nos había dado prescindiendo de atar sus botavaras.
Del mismo modo los chiquillos aprovechaban y les pedían a los guiri unas pegatinas fluorescentes de windsurfing, que nosotros colocábamos en las famosas carpetas azules de cartón.
Casi siempre estas carpetas las forrábamos, las personalizábamos con nuestros héroes, nuestros grupos de música favoritos o con cualquier personaje de la televisión, véase Bart Simpson.

¡Qué bofetas arriaban estos dos genios del cine Bud Spencer & Terence Hill! Hicieron muchas peliculas juntos, la mayoría en los años 70.
Esperaba toda la semana para que llegase el sábado a la tarde y pasasen las películas de ellos!... Eran como los Olmedo y Porcel gringos!... me hacían reír muchísimo!! y lo que mas me gustaba era cuando el gordo con su displicencia repartía cachetazos para todos lados!! Qué lindos recuerdos!
Juntos eran una dinamita.

Recordemos La Taza bota; Gaby Fofo y Miliki y esas pipas que se soplaba y mantenía una bola en el aire; recordemos Rocky y Rambo; Los Indios de plástico con el fuerte y demás yerbas??!!... que bueno eso!! ¡si me habré pasado días y días jugando con eso e imaginando historias de combates entre ellos! debo decir que en mis historias siempre ganaban los Indios.
Los Walkie Talkie de mi hermano. Se acuerdan de estos??.... me acuerdo que en el frente, en la partecita de chapa (porque antes se usaba chapa para los juguetes) venía escrito el código morse!! nunca lo entendí pero venía!!!.

El superagente 86, el juego de Simón; Los muñequitos pequeñitos que salían en el Colacao, y se podían jugar al fútbol. Super Mario Bros o el Wonder boy.

Y Como no? el Tambor del Detergente.
Desconozco a qué madre o padre se le ocurriría la genial idea, el caso es que he descubierto con el tiempo que este simple objeto era el cesto de juguetes de casi todos los niños de finales de los 70 y principios de los 80.
En casa tuvimos un montón, algunos también de los más modernetes, los cuadrados (pedir que recuerde la marca sería demasiado). En ellos se amontonaban clicks con todos sus accesorios, canicas, chapas, coches de metal y algún que otro airgamboy.
De niños no éramos muy ordenados que se diga y, cada vez que decidíamos jugar se organizaba el caos. No nos conformábamos con buscar un juguete determinado y el tambor al completo era volcado en el suelo para desesperación de nuestros progenitores. Pero ¿y las tardes de diversión que nos pasábamos organizando una ciudad para los clicks? Aunque luego tocaba recoger, eso ya no era tan divertido...

Por ultimo el Mundialmente conocido, el Telesketch . Que era una pizarra con forma de pantalla donde había que dibujar con dos botones: con uno se hacían las rayas horizontales, con el otro las verticales. Para trazar líneas diagonales había que mover ambos botones a la vez. Era muy difícil hacer dibujos en condiciones... aunque he descubierto que hay quien hace verdaderas obras de arte con este aparato.

martes, 2 de marzo de 2010

lunes, 1 de marzo de 2010

EL OLOR DEL BAR


CAPÍTULO V
EL OLOR DEL BAR

Muchos son los bares y establecimientos que marcaron mi infancia y juventud en Tarifa. Tan sólo aquí una pequeña pincelada de algunos.
Aun existen personas que huelen a Morena frita o Atún en Amarillo al pasar por el callejón de la Esperanza,. Me refiero al bar de Celaje. Otro era ese bar del Solera cuyo nombre redacta a la perfección su clientela, ahí por Batalla del Salado.
El famosos bar taurino de Antonio Rodríguez, allá en la curva del Barrio fuera, que ¡vaya curva!(que oscuro e inmenso me parecía entonces); El bar Cádiz, ahí al principio de la calle de la Luz, enfrente de la pastelería la Tarifeña, bar que recuerdo yo que después su hijo Ramón puso un videoclub y más tarde un establecimiento de chuchearías.

Ya que hablamos de videoclub, uno muy famoso fue el Dakota. ¡Anda que no había cola ni ná para coger o alquilar karate Kid!
Ya bajando la famosa calle de la Luz, estaba el estupendo bar el Estrecho, el bar de “Reyes y Gonzalo”. ¡Vaya combinados, vaya sabor y olor a ensalada de Mayonesa! En frente pues, bar el Coto “due chicharrón, o esos chorizitos asaos con alcohol”.

Recuerdo especialmente el bar que quedó en mi retina, el bar de Reyes, el famoso bar “El Estrecho”. Este era capitaneado por don Ángel Reyes Gómez, mi abuelo. Nada más que había que verlo a él puesto, con su delantal blanco y con su mata de pelo plateado hacia atrás. Siempre iba hecho un pincel. Era un dandi de la época.
Por la mañana muy temprano con canasto de mimbre en el brazo recorría el mercado para comprar sus productos tarifeños y en alguna clarita entraba a algún bar, donde Reyes, muy gustosamente convidaba a todo aquel que estuviese en el establecimiento. Y decía: “¡Niño, Póngale una conviá a todos los que estemos aquí!”. Aun hay mucha gente que me recuerda esa frase en los bares.

Entre otros que le acompañaron en su singladura comercial, estaba el famoso Gonzalo, fiel escudero y gran profesional de la barra.
Allí, a este bar del Estrecho se acercaban toda la juventud tarifeña, los matrimonios y demás gente del pueblo. Era famoso por sus elaboradas tapas. Donde la reina indudablemente era la ensaladilla de Mayonesa; el hígado, los burugatos, las gambas, y un largo etc...
Aun, me recuerdan las gentes del pueblo cuando saben que soy el nieto de Reyes este típico bar y me dicen: ¡Qué ensaladillas de mayonesa, niño, qué combinados nos ponían en ese platito de aluminio que rebosaba de alimento!.

Grandes tertulias se libraban allí. Recuerdo yo ese olor a serrín. Ahora prohibido, que se utilizaba en el suelo. Recuerdo esas perfectas cañas de cerveza tiradas. Ese estrechísimo excusado. Servicio que se ubicaba en la parte izquierda del establecimiento de la calle de la Luz. Esas fotos panorámicas de Tarifa, de su Torre de la Peña y ese sabor añejo que hoy echamos de menos algunos. Toda una vida sirviendo con un gusto exquisito.


Me quede pensativo un rato .Como explicarte Isa que mi infancia estaba presente en cada rincón de este pueblo, en el aire mismo que respiraba en ese instante, tan puro y limpio como la inocencia de un niño.
Había vuelto a pasear por mi pueblo y el me había hecho el regalo mas entrañable, envuelto en un papel celofán tejido en sensaciones, me había devuelto mi infancia.